En una jornada crucial para sus aspiraciones de permanencia, la UD Taburiente se prepara para recibir al Sanse Complutense este domingo 24 de marzo en la Ciudad Deportiva 7 Palmas. Con la mirada puesta en abandonar los puestos de descenso, el equipo canario se mide a un rival directo en la lucha por la salvación en la Liga Iberdrola Hockey.

La UD Taburiente afronta este domingo, a las 12:30 hora insular canaria, un duelo decisivo en su lucha por la permanencia en la Liga Iberdrola Hockey. El encuentro, correspondiente a la jornada 14, enfrentará al equipo local contra el Sanse Complutense en la Ciudad Deportiva 7 Palmas, en un partido marcado por la necesidad de puntos del conjunto insular.

David Quintana, técnico de la UD Taburiente, subrayó la importancia del encuentro: «Esta semana jugamos contra el Sanse Complutense, un partido importante para nosotras ya que tenemos que puntuar para salir de los puestos de peligro lo antes posible». Quintana reconoció la doble cara de no haber competido la semana pasada, destacando que, aunque sus jugadoras llegan menos fatigadas, también carecen del ritmo de competición que sí ha mantenido el Sanse tras participar en la Copa de la Reina.

El Sanse Complutense se presenta como un rival reforzado por la incorporación de Lola Riera, destacada jugadora de la selección española y especialista en el penalty córner. «Será una consigna del partido provocar pocos PC», advirtió Quintana, consciente de la amenaza que supone Riera en situaciones de juego establecido.

El técnico también señaló el conocimiento mutuo entre ambos equipos, sugiriendo que «los mínimos detalles» serán determinantes para decidir el destino de los tres puntos. Con optimismo, Quintana espera que su equipo siga mostrando el nivel competitivo exhibido en las últimas jornadas: «Esperemos seguir haciendo buen inicio de esta segunda vuelta y seguir compitiendo como lo hemos hecho las dos jornadas anteriores».

La UD Taburiente se enfrenta, así, a un desafío mayúsculo este domingo, en un partido que promete ser un punto de inflexión en su lucha por la permanencia en la elite del hockey nacional.