La icónica estrella de la cantera amarilla e internacional absoluto con España retornará a la isla para sumarse el proyecto insular el próximo verano. Después de competir al máximo nivel durante muchas temporadas en Bélgica, el centrocampista grancanario firma hasta 2025 con el Tabu con el objetivo de ser el líder de la nueva etapa que quiere arrancar la entidad isleña

Retorna un hijo pródigo. Ricardo Santana (Las Palmas de Gran Canaria, 27 de febrero de 1993) volverá a vestir la camiseta del Taburiente como primer fichaje para el curso 23/24. El experimentado jugador grancanario, que ha triunfado lejos de la isla tanto a nivel de clubes como con la Selección Española, hace las maletas para regresar al equipo de su vida con la máxima ilusión de liderar un proyecto que quiere seguir creciendo con el gran objetivo de asentarse en la Liga MGS Seguros.

Ricardo comenzó en el mundo del hockey cuando tenía 12 años. Su primer paso en este deporte se produjo en la escuela de la UD Taburiente, aunque pronto pasó a formar parte de los equipos filiales. Desde ese momento, su evolución fue meteórica hasta el punto de debutar con el primer equipo insular con 15 años, convirtiéndose así en uno de los jugadores más jóvenes de toda la historia del amarilla en hacerlo.

Tras cuatro campañas defendiendo la elástica grancanaria, Santana recibió una de esas llamadas que son irrechazables. El canterano firmó por el KHC Leuven de la máxima categoría del hockey hierba en Bélgica, un club donde se asentó y donde ha estado durante las últimas 10 temporadas jugando, además, la EHL, máxima competición europea. Asimismo, el medio llegó a ser capitán del conjunto belga.

Pese a la gran trayectoria del grancanario en el KHC Leuven, la tierra siempre tira y después de pasar muchos años lejos de casa ha decido aceptar la propuesta del Tabu para volver. La entidad insular apueste muy fuerte por el proyecto de categoría masculina con este incorporación, dado que Ricardo Santana aterrizará en Gran Canaria para ser el jugador referencia de los amarillos. Sin duda, es un fichaje de campanillas que pone de manifiesto que la UD Taburiente tiene claro lo que quiere.

Una carrera brillante como internacional

Ricardo Santana ha pasado gran parte de su carrera siendo convocado tanto para las categorías inferiores de la Selección Española como para la absoluta siendo un jugador de referencia. En ese sentido, su periplo como internacional arranca cuando con 14 años es citado por la Selección Sub16. A partir de ahí, pasa también por la Sub18 y la Sub21 participando en muchos campeonatos como IV Naciones, Europeos y Mundiales, ejerciendo incluso de capitán en varios torneos.

Ya en el año 2014, con 21 años, formó parte de la prelista para el Mundial absoluto y se quedó a la puertas de ir. Sin embargo, a partir de ahí, y con la salvedad de los JJOO de Río de Janeiro en 2016 a los que también estuvo a punto de acudir, acabó de convertirse en uno de los nombres habituales en todas las listas de convocados.

En total, Ricardo ha jugado tres Europeos y un Mundial con la absoluta, acumulando más de 140 partidos defendiendo los colores de la Selección Española.

Ricardo Santana: «Volver al Tabu significa mucho para mí»

«Por fin hemos podido cerrar mi regreso al Taburiente después de 10 añitos fuera y tras muchos intentos por parte de Orlando Déniz, el presidente del club, para que volviera. Siempre fuimos a destiempo cuando lo intentamos en el pasado y este año ya nos hemos llegado a un acuerdo. Tengo muchas ganas de volver a estar en casa, cerca de los míos y, sobre todo, volver jugar para el equipo de mi vida».

«Volver al Tabu significa mucho para mí. Todo lo que he logrado en mi carrera es gracias al Taburiente. Fue el equipo que me dio la oportunidad de jugar en el primer equipo y también me ayudaron a poder estar en la Selección. Les debo mucho. Ya tenía ganas de volver y devolverles todo lo que me han dado. Al final, como me fui tan pronto apenas tuve la oportunidad de darles de vuelta lo que hicieron por mí».

«Lo primero que quiero aportar es ilusión. He decidido volver porque el proyecto me genera ilusión y lo que me gustaría es mostrar en el terreno de juego una serie de valores que son los que la UD Taburiente me ha enseñado. Quiero que esos valores vuelvan a implantarse en el equipo porque creo que, con el paso del tiempo, se han ido perdiendo un poco al cambiar tanto de jugadores. Mi principal objetivo es que el Tabu recupere ese ADN que siempre ha tenido y que yo aprendí cuando empecé».

«Cuando hablé con Orlando Déniz para volver la idea era formar un proyecto interesante, fuerte y serio. Esa era la idea principal. Además, queremos que esto sea una apuesta a largo plazo, queremos que sea un proyecto a varios años porque no se puede montar un equipo en poco tiempo. El ejemplo es el equipo de categoría femenina, que ha ido creciendo con los años y los resultados están llegando ahora que han acabado líderes de la primera vuelta. Esto es un proceso y un trabajo que requiere tiempo, unos dos, tres o cuatro años, incluso hasta cinco años».