Las pupilas de David Quintana sacan un punto en casa del último encuentro de la temporada. Las amarillas se encontraron con una defensa férrea que no supieron superar. Termina así, un gran año para la UD Taburiente

Partido muy peleado por las insulares. El conjunto grancanario tuvo ocasiones de sobra para llevarse la última victoria del año pero se encontraron con una defensa infranqueable. La UD Taburiente luchó hasta el final en un partido donde no se jugaba nada. La dedicación, el esfuerzo y el compromiso de cada jugadora con el equipo fueron protagonistas de todo el encuentro.

Superioridad sin acierto

La UD Taburiente empezaba marcando. La jugadora encajaba el primer gol del encuentro en el minuto dos (1-0). El control de las amarillas era muy evidente. El conjunto dirigido por David Quintana apretaba en campo rival, iba a por el partido y las vascas no podían frenarlas. El cuadro blanquiazul lograba llegar al área rival por primera vez en el choque, rematando sin acierto. El combinado grancanario no cesaba en su intento por aumentar la ventaja en el eléctrico cuanto antes, superando la defensa de la Real Sociedad y rematando con poca efectividad. El juego del conjunto vasco era muy escaso, limitándose a defender el ataque de su contrincante.

La defensa férrea de la Real Sociedad estaba suponiendo un problema para las insulares que probaban todas las opciones para lograr materializar los remates. Las jugadoras de Iván Lorente llegaban muy poco al área pero cuando lo hacían sacaban rédito a la acción. Un penalty corner a favor de las vascas fue fácilmente resuelto por la UD Taburiente gracias a la acción de la guardameta Mechi. La Real Sociedad había mejorado considerablemente su juego durante el choque, igualando un poco las fuerzas entre ambos combinados.

Superar la barrera infranqueable del cuadro blanquiazul seguía siendo el gran problema de la UD Taburiente. Las amarillas no dejaban de intentarlo, consiguiendo un penalty corner que no lograron materializar. La intensidad de las insulares era cada vez mayor, acosando al rival en su área. A tres minutos del descanso, las pupilas de David Quintana tuvieron que mostrar su mejor versión en defensa. Tras una parada maravillosa de Mechi, en un rechace la Real Sociedad conseguía dar la vuelta al choque y empatar la contienda (1-1).

La defensa de la Real Sociedad, la peor pesadilla de las insulares

Tras el descanso, las amarillas comenzaban muy arriba, buscando el tanto desde el primer momento. La intensidad protagonizaba estos primeros minutos. Las grancanarias querían resolver cuanto antes el choque y eso pasaba por materializar los remates. La UD Taburiente llegaba continuamente al área pero no encontraba soluciones para superar la defensa vasca. Las jugadoras de Iván Lorente también tenían sus oportunidades para adelantarse en el marcador. Los minutos corrían y las amarillas no lograban el objetivo. La última opción del cuarto estaba en la mano de las de David Quintana que remataban a portería sin resultados.

El encuentro cada vez estaba más igualado. El cuadro blanquiazul también quería llevarse la victoria. En defensa las amarillas estaban cuajando una magnífica actuación. Los ataques eran el problema, no conseguían derribar la barrera vasca. El juego comenzaba a desarrollarse cada vez más en el centro del campo. En una gran acción de la UD Taburiente, las amarillas remataron golpeando al palo. Las jugadoras de David Quintana estaban decididas a llevarse la última victoria de la temporada y no iban a dejar de intentarlo. Las fuerzas se mantenían intactas, llegando continuamente al área de su contrincante y sacando penalty corner, pero nada era suficiente.

En los últimos compases del encuentro, las insulares acosaban el área rival. A sólo cuatro minutos de terminar la temporada, el conjunto grancanario conseguía un penalty corner decisivo sin acierto. La UD Taburiente no cesaba en su empeño de alzarse con el triunfo. Corrían los minutos y el juego permanecía en el área vasca. Las chicas de Iván Lorente hicieron los deberes y fueron capaces de frenar el ataque amarillo. El último encuentro de la temporada se resolvía con empate (1-1).

David Quintana: «Estuvieron espléndidas en los 70 minutos»

«Empezamos muy fuerte, bien arriba. Empezamos con ese gol provocado por la presión que estábamos haciendo y logramos transformarlo. A partir de los siete/ocho minutos tuvimos una avalancha de dos o tres ocasiones y no logramos meterlas. Era un poco la frustración de que estábamos llegando y no conseguimos transformar eso en gol. Con eso, ellas también se vienen un poco arriba porque no pudimos matar el partido. Nos vamos al segundo cuarto, empezamos de nuevo un poco dubitativas aunque seguíamos, a los cinco o seis minutos, teniendo tres ocasiones de gol que tampoco logramos transformar. En un despiste nuestro llega un penalty de ellas que se materializa en gol. El tercer cuarto es súper importante. Tuvimos dos penaltys y varias ocasiones que por desgracia no logramos materializar. Esto puede pasar, que un día las metes todas y otro día ninguna. Ellas no llegaron en ningún momento al área durante toda la segunda parte. Por lo tanto, creo que si el partido hubiese acabado con uno o dos goles más por parte del Taburiente no hubiese pasado nada.»

«Yo soy un entrenador que siempre les exige, nos juguemos algo o no nos juguemos nada. Para mí, todos los partidos son importantes y salgo siempre a ganar. Esto a nivel mental es difícil porque tienes que encontrar otra motivación que no sea sólo jugar el partido. Las chicas han sabido sacar esa motivación extra y no tengo nada que reprocharles, estuvieron espléndidas en los 70 minutos a nivel defensivo insistiendo mucho, teniendo mucha convicción en lo que hacíamos y lamentablemente nos llevamos sólo un punto cuando queríamos los tres.»

Andrea Guerra: «Sabemos que nuestro defecto es la calidad dentro del área y seguiremos trabajándolo»

«Ha sido un partido duro, difícil pero ya sabíamos que lo iba a ser, sobre todo a la hora de atacar. Ellas defensivamente son muy buenas pero también nosotras tuvimos nuestras oportunidades y no las aprovechamos. Esto nos hace ver que llegar llegamos. Las posibilidades están pero hay que seguir trabajando para que cuando las tengamos las aprovechemos del todo. Estamos contentas porque el resultado no fue el que queríamos pero sabemos que podemos, y esto es un trabajo que va a durar años. No se pueden conseguir los objetivos que se quieren de la noche a la mañana. Es el primer año que estamos con este entrenado, con este sistema de juego…Nos hemos intentado adaptar, y nos hemos adaptado lo más rápido posible pero se nota en los resultados y en la temporada que hemos hecho. Es una pena pero estamos muy contentas.»

«Al final tienes partidos en los que entras dos veces y la marcas, y otros, que por mucho que entres al final ellas también defienden, la portera para…Nosotras somos expertas en esto, en tener 20 oportunidades y aprovechar solo una. Es algo que nosotras sabemos que tenemos que seguir trabajando porque es un problema de tener esa calma. Sabemos que nuestro defecto es la calidad dentro del área y seguiremos trabajándolo.»