Al Tabu le faltó aprovechar sus oportunidades para haber podido puntuar en su visita al Club Egara que aprovechó las ocasiones de las que dispuso para imponerse por 2-0 gracias a los tantos de Berta Bonastre y Sophia Willig

Las grancanarias afrontaban su 3ª cita de la segunda vuelta con la moral alta tras su gran victoria de la última jornada ante el CDT, lo que unido a la condición de rival directo de las catalanas, le añadía un extra de picante a uno de los partidos más interesantes de la 14ª jornada de la Liga Iberdrola de hockey hierba.

Máxima igualdad, pero sin movimiento en el marcador para ambos equipos

Igualdad máxima la que se veía sobre el verde de Pla de Bon Aire, con un Tabu bien armado atrás y que conseguía sacar la bola con criterio y con orden, a pesar de lo cual las ocasiones se dejaban ver con más o menos claridad a ambos lados del campo; teniendo las grancanarias dos ocasiones claras en sendos remates de revés de Yi Juárez y de Omara Fabelo, que se encontraban con una muy segura Mariona Girabent que solventaba la papeleta para mantener el 0-0 en el marcador.

El Egara se adelanta

La igualdad era rota a los 27 minutos de partido, fruto de una buena presión del Egara en la zona de pivotes, que permitió a las catalanas armar una transición vertiginosa que acaba con un centro al área que remataba cruzado Berta Bonastre a pesar de tener una defensora encima, convirtiendo el 1-0 que ponía en ventaja a las locales al término de la primera mitad.

El Tabu da un paso atrás en el repliegue y no encuentra el camino del gol

Tras una primera parte en la que la eficacia del Egara había supuesto la diferencia principal en el juego de ambos equipos, se reanudaba el juego en el tercer asalto, con la necesidad de asumir más riesgos en defensa para poder igualar la contienda.

A pesar de que se mantenía una cierta igualdad en cuanto al juego y a las ocasiones generadas, el Tabu se veía obligado a replegar un poco más que en la primera mitad su posición, lo que restaba claridad a la salida de la bola para que sus delanteras dispusiesen de más ocasiones ante la portería rival, lo que mantenía inalterable el marcador al término del tercer cuarto.

El Egara finiquita el partido con un penalti stroke

El Taburiente se veía obligado a lanzarse a tumba abierta en el último cuarto en busca del tanto del empate, adelantando considerablemente su línea de presión, buscando jugar el uno contra uno sin libre.

Sin embargo en una transición tras una bola larga, terminaría recibiendo una delantera del Egara al borde del área que habilita a su compañera que se quedaba sola en el mano a mano con la portera, forzando un penalti stroke que Sophia Willig se encargaba a los 60 minutos de transformarlo en el 2-0 con el que se aseguraban el triunfo final en el partido a pesar de los esfuerzos del Tabu para remontar el marcador adverso, incluido un remate de revés de Omara Fabelo en la recta final del encuentro que finalmente fue rechazado por la defensa rival sin consecuencias para el marcador final.

La valoración de Eugenio Paulón

«Mirando con perspectiva el partido pienso que no hubo realmente una diferencia de dos goles entre los dos equipos, aunque lamentablemente ellas sí fueron bastante eficaces y aprovecharon las ocasiones que tuvieron. A nosotras nos faltó precisamente esa eficacia que sí habíamos tenido la jornada anterior ante el CDT».

«Sabíamos que arriesgando tanto en el último cuarto en cualquier jugada podía costarnos caro y fue un poco lo que nos pasó, pero también asumimos ese riesgo con la intención y con la idea de poder equilibrar el resultado y habernos podido llevar algún punto de aquí, que sabíamos que no iba a ser fácil».

«Ahora toca seguir trabajando, ajustando cosas y afrontar el siguiente partido como una nueva final en casa para recuperar la victoria, que es lo que necesitamos para seguir aspirando a estar entre las seis primeras».