El conjunto amarillo no perdió de vista la victoria y reaccionó a dos mazazos en forma de empate para acabar doblegando al Egara 1935 (4-2). Los de Suso Martín estuvieron más acertados que su rival y remataron el choque con dos goles en el último periodo

No hay parón que valga. La UD Taburiente regresó del parón tras la primera vuelta a su mejor nivel, algo que demostraron ante un Egara 1935 que puso mucha oposición. Los amarillos hicieron un gran encuentro, se adelantaron hasta en tres ocasiones y fue Alan Andino el que le dio al cuadro catalán la estocada final con un golazo a diez minutos del final. Reiniciar así es para estar más que satisfechos.

Máxima tensión e igualdad

El choque se inició con ambos equipos tratando de imponerse. Tanto Egara como el Tabu peleaban cada posesión, aunque eran los visitantes los que estaban algo mejor en ese tramo inicial. Los hombres de Suso Martín trataban de crecer, con criterio y tranquilidad porque no eran momentos para correr. Aun así, un error de entrega atrás estuvo a punto de significar el primer tanto de los catalanes.

No obstante, el Taburiente creció y respondió tratando de acercarse a la meta contraria y el partido quedó de nuevo igualado en prácticamente todas sus variantes. Por eso, viendo que construir era muy difícil, los amarillos trataron de hacer daño mediante bolas largas, aunque sin demasiado éxito. A pesar de ello, el cuadro grancanario comenzó a dominar más cuando se acercaba el descanso.

En una gran jugada de Alan Andino el dominio del Taburiente se haría carne cuando Carlos Toshio disparo la bola al fondo de las mallas. Esto suponía un golpe sobre la mesa en un partido muy igualado, aunque el Egara dio la réplica muy rápidamente gracias a un penalti stroke. Martí Soler asumió la responsabilidad y mandando la bola a la derecha de Juan Ignacio Díaz puso el empate en el marcador.

Llegó entonces el descanso con el Egara teniendo la oportunidad de irse a los vestuarios por delante, pero no tuvieron éxito y el partido quedó como empezó.

El Tabu no se viene abajo y domina para ganar

La salida de los vestuarios beneficiaron a un Tabu que arrancó mejor. Alan Andino gambeteaba con el stick y la bola generando una y otra vez incertidumbre en la zaga catalana. Eran los mejores momentos de los amarillos, que encadaban ocasiones sin llegar a materializar ninguna. Pero en un penalti-córner el propio Andino volvía a poner por delante a los locales para dejar claro quién dominaba.

Con ese panorama, el Egara fue creciendo y mejorando. Su presión arriba empezó a surtir efecto, algo que les dio mucho a la hora de buscar un nuevo empate. La réplica de los catalanes llegó desde otro penalti-córner tras errar uno previamente antes. En esa ocasión fue Eric Moliné quien no falló y el Egara llegó con sus opciones intactas de llevarse la victoria de la Ciudad Deportiva de 7 Palmas.

Ya en el último cuarto, el Tabu golpeó primero. José Figueroa, con un disparo cruzado, abrió ese último periodo para alegría de un Suso Martín que sufría desde  la banda. Le tocaba a los amarillos jugar algo más tranquilos, algo que aprovechó el Egara para achuchar más, pero en una fantástica contra Alan Andino remataría la faena tras una gran jugada individual que finalizó con un remate a  la media vuelta.

Eso llevó al Egara a quitar a jugar sin portero. Los catalanes se lanzaron a la caza de un tanto a falta de diez minutos del final, pero el Tabu supo aguantar y llegó a tener, incluso, ocasiones para aumentar su ventaja. Con ese guion, el final fue apareciendo y con el pitido final el Taburiente se llevaba tres puntos importantísimos para abrir boca en esta segunda vuelta. Así de gusto empezar.

ENLACE AL ACTA DEL PARTIDO