El preparador físico de la UD Taburiente y readaptador de Las Palmas Atlético tomó parte en la mesa redonda con preparadores físicos y fisioterapeutas online organizada por 3COM Marketing, en la que estuvieron representados gran parte de los principales clubes punteros de la isla, para conversar sobre la incidencia del confinamiento en sus rutinas diarias y sobre el futuro de sus respectivos deportes

Entre el hockey hierba y el fútbol

“En mi caso debo de lidiar con dos realidades diferentes”.

“En el hockey hierba todavía no nos han cancelado la liga y estamos a la espera de lo que decida al respecto la RFEH, manteniendo un entrenamiento individualizado en cada jugador, efectuando 3 sesiones preparatorias en grupo vía Zoom, que es algo que nos permite ver la realidad de cada jugador o jugadora y desde la metodología de cada entrenamiento debo reconocer que he tenido que hacer cosas que seguramente nunca habría realizado en un gimnasio o en un campo de hockey, pero había que adaptarse a las circunstancias”.

“Creo que es fundamental en el hockey que el jugador o jugadora no pierda los niveles de fuerza, para poder recuperar su mejor nivel metabólico en la posible pretemporada que habría que realizar antes de retomar la competición”.

“En el caso de Las Palmas Atlético, como readaptador, me encontré con un jugador lesionado de larga recuperación, que había sufrido una triada y vía Zoom intento entrenarle en su casa y las cosas van saliendo adelante poco a poco”.

La importancia de tener una rutina diaria lo más parecida a la normal

“Intentamos mantener la misma dinámica de toda la temporada, incluso el padre de alguna jugadora, que es algo manitas, ha inventado algunas cosas que le ayudan a no perder la dinámica y tiramos de imaginación para que no pierdan la esencia y la dinámica del trabajo, para intentar mantener su condición física”.

“Es importante que las deportistas se sientan guiadas en todo momento en esas sesiones, por eso es importante mantener la comunicación directa con ellos, ya que les va a ayudar más que un vídeo previamente grabado”.

“Siempre aprovecho para intentar hacer algún juego para hacer los entrenamientos divertidos, porque además al estar tanto tiempo encerrados, tenemos ganas de hablar con nuestros compañeros y el usar los juegos y la música nos permite en ese entrenamiento que celebramos a las 19:00 después del aplauso a los sanitarios, que sea algo divertido y que las jugadoras puedan reencontrarse con sus compañeras”.

Dos realidades diferentes  pero similares en el femenino y en el masculino del Tabu

“En la sección femenina soñábamos con jugar ese playoff por el título, además ya lo jugamos el año pasado y veníamos de hacer un gran trabajo en la Copa de la Reina; iba a ser el broche de oro a esta temporada”.

“El caso que más duele es el de los chicos, porque se hizo un gran esfuerzo económico para traer a nuevos jugadores y optar o bien al ascenso directo o a un playoff. Estábamos en tierra de nadie, pero con muchas opciones de jugarlo y en caso de suspenderse todo acabaría así y solo nos quedaría como opción el volver a intentarlo la próxima temporada”.

“La semana pasada la RFEH planteaba varios escenarios que se podían dar a lo largo de mayo y junio, pero la verdad es que todos eran un poco extraños, porque al fin y al cabo se hablaba de jugar entre dos y tres partidos semanales”.

Un nuevo rol

“Creo que nuestro papel como preparadores físicos estaña cambiando durante estos últimos años, porque ya no solo nos encargamos de la optimización del rendimiento del jugador, sino además de que el entrenador tenga cada fin de semana a toda la plantilla a su disposición con los mínimos problemas posibles”.

No hay nada parecido al entrenamiento en el campo

“Los entrenamientos que podemos hacer en casa no se parecen en nada a los que podamos tener en el campo, la toma decisiones es diferente, todo en general, pero debemos y podemos adaptarnos”.

El control del reparto de las cargas 

“El reparto de las cargas lo hago de la misma manera que en el campo, fiándonos de la percepción de cada deportista y controlando los minutos de trabajo de cada uno, intentando seguir con la normalidad”.