El entrenador de la UD Taburiente, representó a la sección femenina en la mesa redonda con entrenadores organizada por 3COM Marketing, en la que estuvieron representados gran parte de los principales clubes punteros de la isla, para conversar sobre la incidencia del confinamiento en sus rutinas diarias y sobre el futuro de sus respectivos deportes

Entrenar durante el confinamiento

“En nuestra disciplina es muy difícil poder entrenar, salvo en el caso de alguna jugadora que pueda disponer de un patio o de algún espacio verde, que le pueda permitir moverse un poco con un stick”.

“En mi caso particular, que vivo en una casa de 60 m2 y ponerme a entrenar específicamente mi deporte es prácticamente imposible”.

“Desde el momento en el que fuimos conscientes de que esta situación se podía alargar en el tiempo, nos pusimos en contacto con el preparador físico y a través de Zoom, entrenan las jugadores bajo su supervisión, tres días por semana, para trabajar sobre todo la parte física”.

Incertidumbre total sobre el futuro de la competición

“Recientemente la RFEH decidió aplazar cualquier toma de decisiones sobre el futuro de las competiciones hasta el 2-3 de mayo, momento en el que el presidente del Gobierno se pronunciará sobre el futuro del estado de alarma”.

“Se barajan distintos supuestos para el caso en el que se pueda realmente retomar la competición o si finalmente se tiene que cancelar”.

“En nuestro caso contamos con el precedente de varias ligas europeas, tan importantes como son la belga, la irlandesa y la holandesa, que han optado por dar por finalizadas sus ligas”.

“Es una situación complicada por la incertidumbre. Intentamos cargar de sensaciones positivas tanto a las chicas como a los chicos, para que se mantengan activos y estén motivados para seguir entrenando dentro de nuestras posibilidades, pero siempre con la incertidumbre de saber que sucederá finalmente, sin saber si tendremos opciones o no de poder entrar en el playoff por el título, todo ello indudablemente genera algo de malestar en todos nosotros”.

“Lo que más me preocupa es que nuestra RFEH se haya reunido todavía esta semana y esté planteándose esperar hasta el 2 o 3 de mayo para ver que decisión adoptan sobre el futuro de la competición. Me preocupa mucho que se les pase por la cabeza el intentar acabar, porque se marcan como límite para acabar uno de los últimos fines de semana de julio y uno viendo como se están desarrollando las cosas ve que esa situación es imposible”.

“Por si fuera poco se plantean un mínimo de 3 o 4 semanas para hacer una pretemporada. Me preocupa sobre todo por nuestra condición de insularidad, en una auténtica locura”.

Renovaciones y futuros fichajes

“Hemos comenzado a hablar con las jugadoras de fuera con las que el club a priori tiene un mayor interés en que continúen con nosotros la próxima temporada, para ver si realmente hay opciones o no de poder contar con ellas, pero todo ello sin tener la posibilidad de profundizar en las negociaciones, al no poder hablar de números, ya que todos somos conscientes de que esta situación es un lastre económico, no solo en el caso de que no se pueda terminar la temporada actual, sino también de cara a la temporada que viene, ya que a día de hoy no sabemos con que cantidad de jugadoras podemos contar para el próximo curso”.

“Es una situación muy complicada, comenzando por ver si todas las jugadoras de la plantilla actual tienen o no el deseo de continuar la próxima temporada y al tiempo, si el club quiere contar con ellas y a partir de ahí debemos de esperar un tiempo prudencial en el que se vea como transcurre la situación para poder saber con que medios económicos contamos para poder ir cerrando acuerdos”.

La incidencia de retomar la competición a puerta cerrada

“El jugar a puerta cerrada en nuestro caso no es algo que nos vaya a afectar excesivamente, ya que en nuestro deporte no se producen habitualmente desplazamientos masivos, aunque si es cierto que en determinadas competiciones durante la temporada o en partidos internacionales, sí que hay mucho más tirón y se llenan los estadios, aunque tienen una menor capacidad que en otros deportes”.

“Hasta dentro de un tiempo pienso que no vamos a poder ver los estadios llenos”.

“Me considero una persona muy optimista y pienso que al ser una pandemia que está afectando prácticamente a todo el mundo, tanto los Gobiernos de cada país como la OMS están trabajando para encontrar una solución lo antes posible, a través de un remedio que cure y pare este virus”.

Adaptarse a las circunstancias

“En este impasse de espera tendremos que adaptarnos a las recomendaciones que nos den, ya que vivimos todos en una incertidumbre, ya que en el hockey hierba a día de hoy todavía no existe un protocolo que nos de seguridad sobre lo que tengamos que hacer más allá de las conjeturas que saquemos cada uno de nosotros a título individual”.

La viabilidad económica de los clubes

“Económicamente es una situación que nos preocupa como deporte minoritario, porque mucho me temo que de aquí a un tiempo deberemos de ajustarnos muchísimo el cinturón, tendremos que hacer grandes malabares para afrontar esta crisis, para seguir manteniéndonos en el más alto nivel competitivo”.